El primer satélite centroamericano está listo para llegar al espacio

Cuatro ingenieros del Tecnológico de Costa Rica concluyeron la fase de ensamblaje del primer satélite centroamericano. Será enviado al espacio en 2018 desde la Estación Espacial Internacional en Japón.

La Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) y el Tecnológico de Costa Rica (TEC) anunciaron la conclusión exitosa de la fase de ensamblaje del Proyecto Irazú, primer satélite centroamericano que irá al espacio.

Esta es una de las fases más importantes de la primera misión espacial elaborada en costarricense y estuvo a cargo de cuatro ingenieros del TEC, quienes por tres semanas realizaron el trabajo de verificación de los sistemas y ensamblaje de las piezas.

Dadas las condiciones requeridas, el ensamblaje se desarrolló en un cuatro limpio facilitado por la empresa MOOG Medical, ubicada en Zona Franca Coyol, en Alajuela. Costa Rica.

“Hoy es un día histórico para nuestro país y Centroamérica. Gracias al talento de los ingenieros del TEC y a la disposición de la empresa MOOG, de facilitarnos gratuitamente un cuarto limpio durante tres semanas, podemos oficialmente iniciar con el envío del satélite al Instituto Tecnológico de Kyutech en Japón”, explicó Carlos Alvarado, presidente de ACAE.

El académico dijo que con el Proyecto Irazúe demuestra que el talento tico tiene el nivel técnico y profesional requerido para participar en los altos niveles de la cadena de valor de la industria aeroespacial global.

“Desde ACAE, nuestra intención es desarrollar tecnología espacial para promover la paz y crear prosperidad en el mundo”, relfexionó Alvarado.

El satélite será enviado al Instituto Tecnológico de Kyutech, ubicado en la prefectura de Fukuoka, en Japón, donde se le realizarán pruebas de vuelo, para que luego el satélite sea enviado al espacio en el transcurso del 2018.

“Una vez que el satélite llegue a la Universidad de Kyutech, será sometido a estudios que simulan las condiciones extremas del lanzamiento y del entorno orbital de la manera más realista, con la intención de comprobar su funcionamiento y así asegurarnos un funcionamiento óptimo en el espacio”, dijo Luis Diego Monge, gerente de proyecto de ACAE.

Monge dijo que tras superar las pruebas será enviado al espacio. “Algo muy importante de esta siguiente fase, es que dos estudiantes costarricenses, los ingenieros Juan José Rojas y Marcos Hernández, que se encuentran actualmente estudiando en Japón, forman parte del equipo científico que realizará las pruebas respectivas, dirigido por el reconocido científico Dr. Mengu Cho”, indica Monge.

Ambiente esterilizado

El ensamblaje del primer satélite centroamericano debía realizarse en un cuarto controlado que cumpliera con las más estrictas medidas de limpieza y seguridad, mismos que demandan los dispositivos médicos que manufactura la empresa MOOG Medical.

Este cuarto controlado ISO-8 mide la presión positiva y el máximo de partículas permitidas (menos de 100.000 partículas por pie cúbico) lo que monitorea el porcentaje de humedad para no contaminar las piezas.

Al igual que MOOG, en Zona Franca Coyol se ubican 24 firmas líderes mundiales de la industria de Ciencias de la Vida que en conjunto generan exportaciones por US$1.233 millones (un 25% de las exportaciones totales de zonas francas) y el 54% de las ventas al exterior de dispositivos médicos en 2016. En ZFC se fabrican soluciones médicas como sets intravenosos, implantes mamarios, bandas gástricas, lentes de contacto, catéteres cardiovasculares y otros productos de manufactura liviana y avanzada que se producen en cuartos controlados de primer nivel.

“Era indispensable hacer el proceso de ensamblaje del satélite del Proyecto Irazú en un espacio así para evitar impurezas en los componentes. Esto consiste en limpiar los sistemas, armar el satélite y hacer pruebas de funcionamiento una vez que esté ensamblado. Si estas impurezas no son eliminadas, existe el riesgo de que produzcan el fallo de componentes electrónicos cuando el satélite esté en el espacio, ya que van a desplazarse libremente por la falta de gravedad y pueden causar un cortocircuito, destaco el equipo a cargo del Prpyecto Irazú.

MOOG Medical es una empresa certificada ISO-13485 y Carbono Neutral en Costa Rica, dedicada a la manufactura de dispositivos médicos en la línea de productos de infusión y alimentación para el mercado americano y europeo. Su planta de 6.500 m2 está ubicada en ZFC desde el año 2009 y actualmente emplea 470 personas. También, a nivel mundial, MOOG Inc en otras filiales se fabrican dispositivos aeroespaciales para líneas comerciales e industriales.

Objetivo del satélite

El Proyecto Irazú, tiene el objetivo de desarrollar una misión científica que permita a los investigadores costarricenses, reunir información y datos relacionados al esfuerzo nacional para mitigar las emisiones de CO2 mediante la fijación de carbono en los bosques.

Para lograrlo, el satélite se conectará con una estación remota ubicada en el campus de la Sede Regional del TEC en San Carlos, en donde se colocarán sensores que monitorearán el crecimiento de los árboles, los cuales estarán conectados a una antena omnidireccional, que se enlazará al satélite dos veces al día, justo cuando pasa por Costa Rica, para extraer información que será útil para estimar los niveles de fijación de carbono.

Todos los datos llegarán a la estación Terrestre ubicada en el campus de la Sede Central del TEC en Cartago, específicamente al centro de procesamiento de datos, en donde se recibirá para estudio la información emitida desde la Estación Remota y transmitidos por el satélite.

El proyecto de alta tecnología ha creado un verdadero movimiento alrededor del mismo.

Para que el Proyecto Irazú sea una realidad, se reunió los esfuerzos de la academia, la industria local y la sociedad civil; a la vez, fue declarado de interés público por el Gobierno de Costa Rica en el 2014.

Sumado al equipo desarrollador integrado por ACAE y el TEC, el proyecto tiene un equipo asesor y evaluador conformado por profesionales de prestigiosas instituciones como la NASA, Ad Astra Rocket Company, la Universidad de TU Delft (Holanda) y la Universidad de Kyutech en Japón.

 

Por estrategiaynegocios.net